Nueva economía, vieja precariedad laboral. Algunos de los empleos surgidos con las nuevas tecnologías esconden en determinados ámbitos una precariedad laboral que parecía –si no erradicada– en vías de desaparición en las sociedades desarrolladas. El caso más extremo es el de los repartidores de comida o de productos a domicilio que se concentran por decenas en las plazas de las grandes ciudades esperando que les llegue un pedido por el móvil.

Son trabajadores conocidos como “riders”. No cuentan con seguro de accidentes ni protección social y deben poner de su bolsillo los medios para realizar su trabajo: la bicicleta y un móvil de última generación con conexión a internet.

http://www.lavanguardia.com/economia/20170625/423669214771/vieja-precariedad-nueva-economia.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *